13 mayo 2016

“Tampoco hoy Dios está ausente”




@padrejohan

El consuelo de Dios a los hombres y mujeres de hoy se vigoriza en la experiencia de la misericordia, ante los difíciles escenarios que vive el mundo con la guerra, el egoísmo y la indiferencia, cada obra de misericordia enjuga las lágrimas de quien sufre y llena su corazón de esperanza.

En el libro del Apocalipsis, Juan narrando la visión de un cielo y una tierra nueva menciona la caricia de Dios que “secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte, ni pena, ni queja, ni dolor, porque todo lo de antes pasó” (21, 4). Un encuentro con la misericordia de Dios que debemos aprender a vivir ya en nuestro día a día.

Incluso ante la tentación de pensar que estamos abandonados a la intemperie del mal, la esperanza cristiana y la misericordia vivida entre hermanos pueden guiar la vivencia de un cielo nuevo una tierra nueva en medio de la sociedad, iluminados por Dios que hace nuevas todas las cosas.

El papa Francisco en una de sus catequesis nos decía que “tampoco hoy Dios está ausente en estas situaciones dramáticas. Dios está cerca y hace grandes obras de salvación para quien confía en Él. No debemos caer en la desesperación, sino seguir estando seguros de que el bien vence al mal y que el Señor enjugará toda lágrima, y nos liberará de todo miedo” (16 de marzo de 2016).
 
Debemos confiar enDios y ser para el prójimo instrumentos de esperanza secando las lágrimas de quienes sufren en tantas formas, con el lienzo de la misericordia que es el mismo amor de Dios que nos comunica el Evangelio.

24 abril 2016

Amar con alegría en la familia



                                                                                                       @padrejohan

El mandamiento de Jesús va directo al corazón del hombre, una exigencia que implica entrar en relación con la otra persona. “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Que, como yo los he amado, así se amen también ustedes” (Jn 13, 34).

10 abril 2016

Transmitir la fe en la familia

 @padrejohan

En el evangelio de este domingo se escucha el llamado de “tiren la red” (Jn 21, 6); es Jesucristo que invita a confiar en su misericordia y, a extenderla como discípulos y misioneros en la sociedad, particularmente en la familia como transmisores y educadores en la fe.

02 abril 2016

Anunciar la misericordia de Dios





“Paz a ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo” (Jn 20, 21), dijo Jesucristo a sus discípulos enviándolos a ser anunciadores de su Divina Misericordia, capacitando así bajo la acción del Espíritu Santo la obra misionera de los apóstoles.