20 octubre 2010

La Pastoral de la Carretera


Desde hace alguno años la Iglesia ha mostrado preocupación también por lo ocurre en las carreteras, por ello a través del Consejo Pontificio para la Pastoral de Migrantes e Itinerantes han promovido la Pastoral de la Carretera, con la cual pretenden tanto brindar algún tipo de apoyo a quienes por razones extremas conviven en la calle, como a quienes hacen uso de ella a través de los medios de transporte.
Durante estos días se realiza el III Congreso Internacional de Pastoral de la Carretera, en Bangkok (Tailandia), donde se han presentados cifras de los accidentes de tránsito en el mundo que provocan la muerte de 1,3 millones de personas al año, unas 3.000 diarias, de las que 500 son de menores de edad. El 90% de estos accidentes tienen lugar en países pobres o en vías de desarrollo.
Esta Pastoral de la Carretera tiene como uno de sus objetivos promover la educación vial de los usuarios de las vías de comunicación, haciéndolos conscientes de la responsabilidad que se debe tener en el transitar por las calles. De igual manera la solidaridad con quienes sufren algún percance en la vía.
Quienes hacemos uso de los carreteras debemos principalmente valorar la vida que debemos cuidar, y el amor al prójimo que debemos expresar en el respeto de las señales de tránsito y el uso a adecuado de los medios de transporte, es decir transitar en la búsqueda del bien común.
Otra de las consideraciones que se toman en cuenta para la Pastoral de las Carretera es la promoción de una ética de la carretera digna, donde los llamados a colocar su mayor empeño son los gobiernos para el mantenimiento de las calles, y vías de comunicación en general.
Cuantos gobiernos nacionales, regionales, o municipales, necesitan formar parte de la Pastoral de la Carretera para que tengan mayor preocupación por el mantenimiento de una carretera digna para su correcto y educado uso. Y así contribuyan en la disminución del índice de mortalidad por accidentes de tránsito, salvaguarden la dignidad de la persona humana y garanticen su bienestar.