19 noviembre 2010

Mujeres Consagradas


Durante estos días el Táchira recibió la visita de una de las máximas exponentes de la música cristiana católica, la Hna. Glenda. Una religiosa que presta su servicio a la Iglesia mediante la modalidad de Virgen Consagrada, es decir mujer impulsada por el Espíritu Santo. Las vírgenes consagran su castidad para amar más ardientemente a Dios y servir con más libertad a sus hermanos.
Estas religiosas para el cumplimiento de su deber de oración, se les encarece recitar diariamente el Oficio divino, sobre todo, Laúdes y Vísperas. Para unir así su voz a la de Cristo sacerdote y a la de la santa Iglesia, alaban sin interrupción al Padre celestial e interceden por la salvación del mundo entero.
¿Quiénes pueden ser parte de Orden?, las monjas que por diversas circunstancias ya no estén en su congragación, o las mujeres que llevan una vida seglar. A ambas se les pide que nunca hayan contraído matrimonio, no hayan vivido públicamente y en forma manifiesta en un estado contrario a la castidad.
Un estilo de vida, o mejor una consagración a Dios y a su Iglesia. Por la cual las mujeres pueden optar, para que desde sus lugares comunes de trabajo y en sus actividades ordinarias puedan ofrecer su virginidad a Dios. Pues con el rito de consagración, la Iglesia muestra su amor a la virginidad, implora sobre las vírgenes la gracia de Dios y pide para ella la efusión del Espíritu Santo.
El superior directo de las mujeres consagradas es el Obispo Diocesano, quien les guía espiritualmente y les acompaña en el trabajo pastoral. Además que evalúa el trabajo apostólico que las consagradas puedan realizar al servicio de cualquier Iglesia particular, como catequista, enfermera, sacristana, agente de pastoral, entre otras funciones que pudiera cumplir.
El Catecismo de la Iglesia Católica, en sus numerales 922, 923 y 924, también nos podrían orientar sobre este servicio que prestan algunas mujeres en el mundo, como la Hna. Glenda, con una libertad mayor de corazón, de cuerpo y de espíritu para anunciar el evangelio.