06 junio 2011

Todos Nosotros en la Era Digital


Ayer la emisora católica del Táchira, Radio Natividad 88.5 FM, celebró su primer aniversario, y mañana el programa radial Nota Eclesial también cumple un año de difusión a través de esta misma estación radial, y en www.radionatividad.com. Un año de Expresión de las Buenas Nuevas, guiado por el Santo Espíritu y protegidos por la Santísima Virgen María.

Gracias a Dios que nos ha permitido tener los instrumentos necesarios para difundir su Palabra, que teniendo en cuenta la recomendación del Papa Benedicto XVI en su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones 2011, lo hacemos con la intención de que el Evangelio no sea mero “objeto de consumo ni de disfrute superficial, sino un don que pide una respuesta”.

Por ello cada presentación o forma de llevar el Evangelio tienen el objetivo de no solo dar a conocer su contenido sino también de ofrecer una forma plena de vida, en la que Cristo pueda ser identificado en cualquier ambiente de nuestra sociedad, y teniendo como instrumentos los medios de comunicación social.

Y ahora también con una recomendación directa de la Iglesia, de hacer uso de las redes sociales que ofrece el mundo digital. Pero mostrando también “que uno está implicado en lo que comunica”, ha dicho el Papa en su mensaje a los comunicadores; y resaltando, “tampoco se puede anunciar un mensaje en el mundo digital sin el testimonio coherente de quien lo anuncia”.

Es muy interesante la apertura de la Iglesia a las redes sociales, asumiendo que ante ellas nos encontramos ante una transformación cultural con el que nace también una nueva manera de pensar, comunicar y aprender y por ende también de enseñar. Enseñanza que debe ser asumida por la Iglesia y por quienes en su nombre difunden su doctrina y el mensaje del evangelio.

Es claro que el mensaje del Sumo Pontífice advierte que no simplemente es llenar un espacio más, sino también dar testimonio tanto en el “perfil digital” como también en la vida real. Estos nuevos areópagos son un compromiso adquirido por la Iglesia y un compromiso a adquirir por muchos de sus miembros para aprovechar estos novedosos instrumentos comunicacionales.

Que Radio Natividad siga siendo un instrumento de evangelización apoyados por la oración de sus oyentes, y que todos nos animemos a dar testimonio de nuestra vida en el contacto directo y persona con los demás, y en las relaciones que podemos sostener de manera virtual en la actual era digital.