03 julio 2011

Propuestas de la Iglesia en el Bicentenario


Celebramos en Venezuela el Bicentenario de la Independencia, la ha llamado la Conferencia Episcopal Venezolana la “nuestra fiesta nacional por excelencia” en su Exhortación Pastoral al clausurar su XCVI asamblea Plenaria Ordinaria. En la que también han presentado unas propuestas para la renovación moral, social y espiritual de la nación.

Esta celebración del 05 de Julio, nos debe recordar de lo que nos independizamos. Para en la actualidad, también saber de qué nos debemos independizar que afecta nuestro desarrollo como nación, sociedad e Iglesia. Han principios básicos que debemos siempre cuidar que son del respeto a la dignidad humana, y la búsqueda del bien común para desarrollo de nuestro pueblo.

Y en este margen la Iglesia venezolana propone de manera directa a todos como ciudadanos e hijos de Dios: recuperar entre todo el respeto y la promoción de la inviolable dignidad de la persona humana y de todos sus derechos; valorar una cultura del trabajo y de la colaboración solidaria en la producción y gestión de la riqueza; revalorizar la ciudadanía; ser discípulos de la verdad, el bien y la gratuidad; corresponder a un país necesitado de auténtica reconciliación; y asumir como venezolanos y cristianos los desafíos de conversión y renovación espiritual, moral, intelectual, en la familia, la comunidad y en la Iglesia.

Propuestas para el trabajo mancomunado en la que todo nos vemos involucrados desde nuestra gestión como ciudadanos, libre pensantes, o cristianos. La independencia hoy es contra el pesimismo ante las adversidades, la apatía a trabajar unidos, la discriminación y el deterioro de la persona humana, y a la tendencia a estar alejados de Dios.

Venezuela es Consagrada al Santísimo Sacramento, “tú eres nuestro Dios, y no tendremos otro alguno delante de ti, en tus manos ponemos nuestra vida y con ella los destinos de nuestra patria”.