08 agosto 2011

Arraigados, Edificados y Firmes

El lema de la Jornada Mundial de la Juventud nos invita a estar “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (Colosenses 2,7). Un llamado a no solo a los jóvenes sino a toda la Iglesia joven, a colocar su mirada en Cristo para tener la fuerza necesaria en el testimonio de la fe.

El papa Benedicto XVI explica en su mensaje para en el encuentro en Madrid, lo que significa esta invitación. Primero recuerda que “Arraigados, evoca el árbol y las raíces que lo alimentan”, luego señala que estar “Edificados, se refiere a la construcción”; y posteriormente indica que ser “Firmes, alude al crecimiento de la fuerza física y moral”.

Arraigados, edificados y firmes, son los pasos que necesitamos para identificarnos con Cristo en quien debemos sembrarnos, construir una vida moralmente sana, y mantener viva la fe. Como un árbol plantado a la orilla del rio que se alimenta de la frescura de su agua, a si cristo permite estar arraigados.

“Bendito quien confía en el Señor: será como un árbol plantado junto al agua, que hecha sus raíces, cuando llega la sequía no lo sentirá, su hoja estará siempre verde, y no dejará de dar fruto” (Jeremías 17, 7-8).

El compromiso comienza con estar cerca de Cristo para que dejemos que nuestras raíces permanezcan frescas junto a su Iglesia, que también es llamada a ser edificando para mantener joven y viva la fe.

Es la invitación de esta Jornada de Mundial de la Juventud, a la cual ya han llegando muchos peregrinos. Algunos de ellos han participado en actividades apostólicas durante estos días, en ciudades de Alemania, Italia y Francia. Y partir del 11 de agosto visitarán algunas diócesis de España, para finalmente reunirse todos del 16 al 21 de Agosto en Madrid.