24 agosto 2011

¡Esta es, la juventud del Papa!


Hemos presenciado la Jornada Mundial de la Juventud que marcará la generación de este Pontífice, Benedicto XVI. Así lo manifestaron los mismos peregrinos, quienes a viva voz, aclamaban: “Esta es la juventud del Papa”. Y no lo gritaban por puro formulismo de grupo, sino porque ya empiezan identificarse con el carisma propio de Josep Ratzinger.

Esta generación de la Iglesia estará inspirada por el pensamiento del Pastor que los invita a sobre todo a mantener la felicidad y un rol firme en la sociedad, conociendo mejor a Cristo, y “enraizados en Él, vuestro entusiasmo y alegría, vuestros deseos de ir a más, de llegar a lo más alto, hasta Dios”. Alcanzando todo el bien, solo caminando al lado de Jesucristo.

El llamado del Papa ha sido a mantener la felicidad que se consigue al alado de Cristo, no dejándose robar la paz por nada ni por nadie. A tener coraje y humildad para testimoniara a la esperanza salvadora que proviene del redentor; a ser valientes ante las culturas relativistas que quieren excluir a Dios, siendo santos para evitar las contrariedades, y a vivir cada día la radicalidad evangélica.

Se puede calificar de excelente la organización de esta JMJ en Madrid, se esmeró cada día por ofrecer lo mejor a los peregrinos. Presentó una rica propuesta espiritual, y una abundante agenda cultural. Y a pesar de las contrariedades de algún sector de la sociedad española, no lograron empañar la fiesta juvenil. Por el contrario fue una oportunidad más para mostrar la calidad del joven católico, que se comportó sabia y prudentemente respondiendo con oración a quienes les ofendían.

La fiesta del perdón, la vigilia, el viacrucis, la llegada del Papa, los días en Diócesis, todos fueron grandiosos dieron cada enseñanza. Pero toda la jornada deja un compromiso para cada joven, y al que seguramente prevalecerá será la de buscar a Cristo para conseguirle sentido a la vida, la de estar junto a Él para ser feliz y nunca perder la paz. En conclusión, estar “arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe”

Y en el 2013 estaremos en Brasil en la próxima Jornada Mundial de la Juventud, esperamos que muchos más jóvenes de Latinoamérica puedan participar. Sin duda será una bendición para nuestro continente. ¡Viva Cristo, siempre joven! ¡Viva la Iglesia! ¡Viva el Papa!