27 noviembre 2011

En Adviento Alerta... Permanezcamos Alerta


“Permanezcan alerta” (Mt 13, 37), es la invitación que nos hace el evangelio del primer domingo de Adviento para comenzar un tiempo de preparación a la llagada de la navidad. Así comienza el tiempo Litúrgico del Adviento, que nos prepara a la venida de Jesús, como Salvador del mundo.

¡Alerta que el consumismo desaforado del fin de año, nos podría hacer olvidar el espíritu humilde y sencillo que necesitamos para recibir al Niño Dios!

¡Alerta que la preocupación por las cosas mundanas, nos harán descuidar la vida sacramental que nos lleva al encuentro con Dios!

¡Alerta que el descuido de la familia, no nos permitirá tener una Iglesia domestica para vivir el nacimiento del Salvador!

¡Alerta que el uso de la violencia en la relación con los demás, están opacando los principios de la vida, el amor, y la libertad!

¡Alerta que el olvido de los valores cristianos, nos están dejando vacios para amar y ser felices!

¡Alerta que el deterioró del bienestar físico y mental, causado por los vicios, no nos deja pensar y ni actuar adecuadamente!

¡Alerta que el deseo de poseer y tener, incluso a través de trabajos deshonestos y corruptos, no nos permiten ser y vivir sanamente!

¡Alerta que el egoísmo imperante en el corazón, nos está haciendo descuidar al hermano pobre y desamparado!

¡Alerta que la perdida de las sanas costumbres y tradiciones, nos deja sin un lugar de encuentro para la convivencia con los demás!

¡Alerta que con nosotros mismo, que sin darnos cuenta nos estamos dañando el uno al otro y acabando con el medio ambiente creado por Dios!

Por estas y muchas otras cosas debemos estar alertas pero principalmente estemos alerta con nuestro “Temor a Dios”. Pues el estar lejos de Él, y no considerar el respeto que se merece nos lleva a relativizar todo, sin tener en cuenta las consecuencias que podrían causar.

Y el Adviento, nos invita a estar alertas a estar preparados para el nacimiento del Jesucristo. Que es el nacimiento del amor de Dios, compartido con todos nosotros para así también podamos amarnos los unos a los otros.