11 enero 2012

Justicia y Paz para el signo de Esperanza


El nuevo año ha comenzado con muchas buenas nuevas, como el mensaje del Santo Padre Benedicto XVI con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, y la publicación de la Carta Pastoral del Obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta. Dos escritos eclesiales cuya esencia es la de animarnos en el crecimiento de la vida cristiana, el Papa dando importancia a la educación desde la juventud hacia “la Justicia y la Paz”, y el Obispo presentando a “la Iglesia signo de Esperanza”.

En su mensaje el Sumo Pontífice hace un llamado a los jóvenes y a todos los responsables de la educación, enfatizando en la necesaria vivencia de la justicia y de la paz. En ello advierte sobre la amenaza de algunas tendencias modernas que “han sustraído al concepto de justicia sus raíces transcendentes, separándolo de la caridad y la solidaridad”, lo cual pone en olvido la comunión entre hermanos y principalmente el respeto a la persona humana.

Y como fruto de la justicia y causa de la caridad esta la Paz. Mencionando el Papa que además de ser don de Dios, también debe ser don nuestro para los demás siendo constructores de la paz, y para ello educados “debidamente en la compasión, la solidaridad, la colaboración, la fraternidad”. Allí resalta el interés del Papa, la educación que se ha de asumir con testimonios de quienes viven la justicia y la paz, mostrándola a los jóvenes.

También el Obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, en su Carta Pastoral reflexiona sobre esto, dando testimonio de una “Iglesia signo de esperanza”. Y hacemos referencia al apartado dedicado a la Pastoral de la Santidad, en el cual “sin caer en pietismos ni exageraciones emotivas, la Iglesia está llamada a convocar a los seres humanos a identificarse con el Hombre Nuevo por excelencia, Jesús el Señor. Es una invitación a tener sus mismos sentimientos (CF. Filp 2,5), con los cuales se podrá renunciar al mal y caminar hacia la plenitud de la vida en el mismo Señor Jesús”.

Con el contenido de la esta Carta Pastoral además de animar a la Iglesia local de San Cristóbal en su celebración, evangelización, y renovación por sus 90 años de fundación; también podemos conseguir fórmulas adecuadas para educarnos en la justicia en la paz. Para que desde la experiencia de una Diócesis, asumamos nuestro compromiso con el anuncio del Reino de Dios, que es de justicia y paz.