28 agosto 2013

A un mes de la JMJ: Lío y Renovación





Aun mes del grandioso encuentro del Papa Francisco con más de tres mil quinientos millones de jóvenes en Rio de Janeiro para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en nuestra mente y corazón resuenan las palabras del cercano Vicario de Cristo, sus miradas y sonrisas.  Y con ello tal vez los compromisos que como cristianos hemos hecho de provecho para la vida cristiana.

Un encuentro que marcó a la Iglesia latinoamericana, por el constate referencia que ha hecho el Papa del contiendo del documento de Aparecida, por la mirada que ha colocado en los adultos mayores garantes de la fiel transmisión de los valores cristianos. Por la confianza que ha mostrado en los jóvenes, como terreno fértil que recibe en la actualidad las semillas de la fe, esperanza y caridad esparcidas por el amor de Cristo.

Sin desperdiciar ninguna palabra del Santo Padre en sus mensajes y discursos, debemos tomas dos ideas. De algunos de sus actos fuera de agenda, y que son claves para el camino que debemos recorrer, y así  fue como él se hiso entender. Una de ellas tomada de su encuentro, programado a última hora con los peregrinos argentinos, pidiendo “lío”, despertar, reacción, testimonio a la juventud del mundo entero. 

“Quisiera decir una cosa –dijo Francisco-. ¿Qué es lo que espero como  consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Que acá dentro va a haber lío va a haber, que acá en Río va a haber lío va a haber, pero quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos, las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir, sino salen se convierten en una ONG ¡y la Iglesia no puede ser una ONG!”.

En estas palabras del Papa escuché el resumen de la JMJ de los que quiere para los jóvenes de Cristo, para las familias, los fieles, nosotros sacerdotes, los obispos, todos los bautizados. Es la idea clara que rompiendo el protocolo de sus mensajes, dijo el Santo Padre para hacerse entender.

Luego, una segunda idea tomada de las palabras del Papa ha sido el llamado de atención a los miembros del Consejo Episcopal Latinoamericano, pidiéndolos una profunda renovación pastoral y configuración verdadera con Cristo, tomando como instrumento el documento de Aparecida, para así lograr una renovación de la Iglesia en el camino de la nueva evangelización.
 
“Aparecida ha propuesto como necesaria la Conversión Pastoral. Esta conversión implica creer en la Buena Nueva, creer en Jesucristo portador del Reino de Dios y su irrupción en el mundo, en su presencia victoriosa sobre el mal; creer en la asistencia y conducción del Espíritu Santo; creer en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y prolongadora del dinamismo de la Encarnación”, señaló el Papa en su discurso.

Lío y renovación para la nueva evangelización de la Iglesia, algo que no viene desde arriba sino desde el corazón de cada cristiano –que haya participado de la JMJ Rio 2013 o no- bautizado. Es sumir con responsabilidad el mandato de Cristo "Discípulos y misioneros para que nuestros pueblos en El tengan vida”.

Para recordar aquellos dias, comparto algunas fotos de la Jornada Mundial de la Juventud:  haz clip para ver la Fotos.