14 agosto 2013

De Brasil a Polonia la juventud de Cristo

De Río de Janeiro a Cracovia, en Polonia será la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en el 2016, así lo anunció el Papa Francisco al final de la ceremonia de clausura de la semana de la juventud en Brasil. A esta eucaristía asistieron más de tres millones de peregrinos deseosos de escuchar las exhortaciones del Papa que sonríe, abraza, besa, hace vida lo que pidió también en esta última jornada a los obispos del CELAM: “mostrando la autoridad en la capacidad de servicio”, dando así testimonio a la juventud de Cristo.

Luego de una fría noche en Copacabana, el último día de la JMJ ha sido de sol, y lleno del calor ferviente de los jóvenes que han colocado su terreno para recibir de la semilla de la fe, la esperanza y la caridad para ser discípulos y misioneros. “Además Jesús no ha dicho: «Ve», sino «Vayan»: somos enviados juntos. Queridos jóvenes, sientan la compañía de toda la Iglesia, y también la comunión de los santos, en esta misión”, expresó el Papa en la Homilía de la misa de envió.

“Queridos jóvenes, cuando vuelvan a sus casas, no tengan miedo de ser generosos con Cristo, de dar testimonio del evangelio”, exhortó el Papa a los jóvenes también invitándolos a “llevar el evangelio es llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio; para edificar un mundo nuevo. Jesucristo cuenta con ustedes. La Iglesia cuenta con ustedes. El Papa cuenta con ustedes”, les dijo.

Luego de esta misa el Papa se ha reunido con los miembros del Consejo Episcopal Latinoamericano para reflexionar sobre la realidad de la Iglesia en este continente. Luego de la euforia juvenil el Papa Francisco ha ido a la realidad, encomendando a los Obispos la tarea de superar algas adversidades en la vida pastoral.
“Existen en América Latina y El Caribe pastorales “lejanas”, pastorales disciplinarias que privilegian los principios, las conductas, los procedimientos organizativos… por supuesto sin cercanía, sin ternura, sin caricia. Se ignora la “revolución de la ternura” que provocó la encarnación del Verbo”, expreso el Papa invitándolos también a profundizar en la conversión pastoral.

Ha tenido tiempo también para despedirse y agradecerle a los jóvenes voluntarios que ayudar en la organización y logística de esta JMJ. De igual manera desde el aeropuerto de Río de Janeiro agradeció a la nación brasileña por sus atenciones.

Por su parte la iglesia de Cracovia ya hizo su primer pronunciamiento anunciando que recibirá con alegría a los peregrinos en el año 2016, para su preparación ya está a disposición la página web www.krakow2016.com