14 agosto 2013

JMJ Rio 2013: la juventud y los ancianos presente y futuro de la fe

Cinco continentes reunidos en Rio de Janeiro para participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en compañía del Papa Francisco, la inmensa mayoría de peregrinos han sido latinoamericanos. Caminar, escuchar, reflexionar, orar, compartir, el resumen de esta JMJ que el Sumo Pontífice ha aprovechado catequizar sobre la fe y para realizar un vínculo entre la juventud y la ancianidad.

Hemos vivido la JMJ de la fe, la esperanza, y la caridad. Ha sido la Jornada Mundial de la Juventud del año de la fe, la primera del Papa Francisco y sus mensajes estuvieron centrados en el compromiso que se debe tener en conocer más a Cristo mediante el servicio a los demás; los discursos del Obispo de Roma han tenido una contante referencia especial a los ancianos, fue una balanza entre la jóvenes del presente y los abuelos que contienen la sabiduría para enriquecer el futuro de las naciones.

“Miren, queridos amigos, la fe lleva a cabo en nuestra vida una revolución que podríamos llamar copernicana, porque nos quita del centro y pone en él a Dios; la fe nos inunda de su amor que nos da seguridad, fuerza. Aparentemente no cambia nada, pero, en lo más profundo de nosotros mismos, todo cambia”, expresó en Papa en su mensaje el pasado jueves en la JMJ. Una idea que repitió de diversas formas en todos sus mensajes.

Luego en sus intervenciones realizó un vínculo entre los ancianos y la juventud, insistiendo que quienes pueden dar a luz a los jóvenes son los abuelos, por eso invitó cuidarlos y darles cariño. En mensaje del día jueves, el Papa señaló que son muy importantes en la familia, “para comunicar ese patrimonio de humanidad y de fe, que es esencial para toda la sociedad”.

Enseñanzas que han quedado grabadas en los corazones de los peregrinos, y luego de participar en la vigilia y enviados en la celebración eucarística del domingo tiene la misión de ir hace discípulos a todas las naciones. Un compromiso de todos los cristianos, animados por la fe, la esperanza y la caridad.