05 octubre 2014

Obispo trabajan en el Sínodo por la viña del Señor


P. Johan Pacheco
@padrejohan

Vaticano.- “Estamos llamados en el Sínodo de los Obispos a trabajar por la viña del Señor. Las Asambleas sinodales no sirven para discutir ideas brillantes y originales, o para ver quién es más inteligente... Sirven para cultivar y guardar mejor la viña del Señor, para cooperar en su sueño, su proyecto de amor por su pueblo. En este caso, el Señor nos pide que cuidemos de la familia, que desde los orígenes es parte integral de su designio de amor por la humanidad”, así lo dijo el Papa Francisco para orientar el sentido verdadero de este Sínodo de la Familia.

Estas palabras de la homilía, en la Misa de apertura del Sínodo Extraordinario, muestran la intención de poner claro el trabajo a realizar por los padres sinodales ante la configuración mediática de limitar esta asamblea de Obispos a dar repuesta a los temas controversiales ya conocidos que afectan el núcleo familiar, y en otros casos de supuestas oposiciones entre los mismos prelados.  

Solo comienza un camino, que no pretende esconderse a los problemas de la familia en la actualidad, sino afrontar los desafíos pastorales y dar respuesta en el contexto de la evangelización. Los frutos de este Sínodo serán palpados luego del Sínodo Ordinario del año 2015 que de igual manera será dedicado a la familia. Y mientras se hace este camino, el Papa pide dejarse guiar por el Espíritu Santo para no frustrar la voluntad de Dios: “El Espíritu nos da esa sabiduría que va más allá de la ciencia, para trabajar generosamente con verdadera libertad y humilde creatividad”, expresó Francisco.

Luego de la celebración eucarística, también el Papa presidió el rezo del Ángelus haciendo de igual manera referencia al desarrollo del Sínodo, “hoy la Palabra de Dios presenta la imagen de la viña como símbolo del pueblo que el Señor ha elegido. Así como una viña, el pueblo requiere mucho cuidado, requiere un amor paciente y fiel. Así hace Dios con nosotros y así, nosotros Pastores, estamos llamados a hacer. Ocuparse de la familia es también una forma de trabajar en la viña del Señor, para que produzca los frutos del Reino de Dios (cfr Mt 21,33-43)”.


A las familias que estaban presentes en la Plaza San Pedro y a las que siguen con atención este Sínodo el Papa Francisco les ha recordado que es necesario nutrirse de la Sagrada Escritura: “para que la familia pueda caminar bien, con confianza y esperanza, es necesario que sea nutrida por la Palabra de Dios”. Este domingo en el vaticano se realizó una gran distribución de Biblias, y el Pontífice recordó la consigna: “¡una Biblia en cada familia!”