10 octubre 2014

Una ‘pastoral de la misericordia’ en el Sínodo de la Familia



P. Johan Pacheco
@padrejohan 

Vaticano.- “Debemos arrodillarnos delante del Espíritu Santo, no somos jefes de la misericordia de Dios”, expresó un padre sinodal en su intervención en el Sínodo de la Familia. Sentencia que va reafirmando un camino de ‘pastoral de la misericordia’ que se va formando en esta asamblea, y que tendrá que arribar al Sínodo Ordinario del 2015 para tener orientaciones oficiales.

Este aspecto misericordioso, sin embargo sigue planteando la necesidad de una adecuada formación para recibir el sacramento del matrimonio que en muchos casos se ha convertido “en un simple contrato” o “un acto social”. Ha comunicado la oficina de prensa del Vaticano, que los padre sinodales señalaron que “a menudo los novios perciben el curso de preparación como una imposición, una tarea que hay que cumplir sin convicción y, que además es demasiado corto”.   

Por lo cual antes de seguir resguardando la misericordia que Jesucristo ha pedido a sus apóstoles trasmitir, la Iglesia pretende revisar las causas de los problemas del matrimonio y que luego repercuten en la vida familiar. Incluso se “habló también de que los novios adolecen con frecuencia de una escasez de conocimiento del valor sacramental del matrimonio. Tanto es así que la celebración del rito matrimonial –se apuntó- no es automáticamente la celebración del sacramento del matrimonio”.

En estas últimas congregaciones han tenido mayor participación los laicos, quienes han pedido que la Iglesia les escuche más “a la hora de buscar soluciones a los problemas de las familias, en particular en lo que respecta a la esfera de la intimidad de la vida matrimonial”. Y otro aspecto que han reclamado las homilías de los sacerdotes, dijeron: “muchos dejan de ir a misa por lo mala que son las homilías”.

Un tema que ha resonado en estas congregaciones que miran la ‘pastoral de la misericordia’, es el camino penitencial. ¿Qué es cómo? ¿Cómo se aplicará?. La Iglesia seguramente se dejara guiar por el Espíritu Santo que sabe sanar las heridas de quienes sufren, pero a su vez debe ser tratado con especial atención este aspecto para que no se convierta en otro juicio moral, sino de consuelo y acompañamiento.


PD: Las próximas entregas del Sínodo de la Familia, otras informaciones la Iglesia Católica, y el AUDIO del programa #NotaEclesial estarán disponibles en el portal: www.notaeclesial.com.ve