05 diciembre 2014

La Familia distorsionada por las cifras


Johan Pacheco

La comunicación es argumentada de muchas de maneras, un ejemplo es la utilización de datos y cifras, que pueden ser verdaderos, falsos o alterados, pero que en la mayoría de los casos influyen en el público. Incluso en cuanto a los valores y cuestiones de fe en la familia, también esta técnica influye por ser un tema actual.

La influencia que tiene las estadísticas en la comunicación, es utilizada para generar una noticia o dar relevancia a un tema. En la mayoría de los casos, vemos publicadas estadísticas que favorecen lo inmoral, lo superficial, lo que daña a la dignidad de la persona, y pareciera la intensión de quienes lo publican. Por ello nos podríamos preguntar, ¿Por qué no utilizar las estadísticas en favor de lo bueno, constructivo y moral?; ciertamente debemos ser portadores de la verdad, incluso afrontando las realidades que no están a favor que pueden ser enfocados como puntos de fortalecimiento.

En la encuesta realizada por el Istituto di ricerca Lorien para la Fondazione Novae Terrae sobre "Dove siamo arrivati con il matrimonio" (a donde vamos con el matrimonio), muestra datos enriquecedores a la luz de los valores de la familia y el matrimonio pero a su vez, según los enunciaos de las formulaciones, podría alguno de estos datos dar confusión y generar diversas interpretaciones.

En el caso particular de esta investigación muestra que en Italia, el 95% de la personas aprueban que la familia es una estructura insustituible de la sociedad, y un 85% considera el matrimonio como importante. Y luego sin precisión, alegan que un 65% no ve problema en las uniones homosexuales, es una clara contrariedad para quienes conocen el verdadero sentido de la familia. Siempre la discordancia de están encuestas las vemos en la confusa redacción de las preguntas, que confunden al encuestado y favorecen un fin particular.

Por lo cual la publicación de datos y cifras debe ser clara, ayudar al receptor a entender el mensaje, obtener información que respalde la idea que se quiere promover. Para realizar una estrategia de argumentación pública sobre la familia podemos publicar datos numéricos de: celebración de matrimonios, esposos “que van juntos” cada domingo a misa, hogares vinculados a la pastoral familiar, el valor adquirido por los hijos formados por sus padres (hombre y mujer), y testimonios –cantidad de parejas que alcanzas el aniversario de sus bodas de oro.

El poder de las cifras y los datos es importante en la comunicación, para revalorizar incluso aspectos de la fe y la vida humana. O en otros casos para evaluar las situaciones de particularidades que se deben mejorar.