06 febrero 2015

Los gestos del Papa Francisco son noticia



Johan Pacheco

Los medios de comunicación han centrado su atención en la forma como el Papa Francisco ha trasmitido su mensaje durante la reciente visita a Turquía. Los gestos han sido la noticia: cómo se ha inclinado ante el Patriarca para recibir su bendición, el momento de oración del Papa en la Moschea Blu. Son las imágenes grabadas en los equipos periodísticos para llevar el mensaje de Francisco: anhelo de reconciliación y paz.

Este viaje a Turquía, realizado del 28 al 30 de noviembre, ha tenido como objetivo llevar ese mensaje de reconciliación y de paz. Y que viene pronunciado también por el Papa en sus diversos discursos dirigidos a las autoridades civiles y religiosas, pidiendo por la paz en Oriente Medio, condenando el terrorismo, y buscando la reconciliación de estos pueblos; y por otro lado buscar un mayor comunión con la Iglesia Ortodoxa; y dejando un imagen de cercanía con los refugiados y perseguidos por su fe.

Sin embargo, el mejor discurso del Papa Francisco sigue siendo “sus gestos”. Centro de atención de los medios, algunos incluso para compararlo con sus predecesores en estas mismas circunstancias, y crear un poco de polémica por sus actos. Frente a esto, la capacidad comunicativa de los gestos del Santo Padre sigue siendo superior: “encontrarnos, mirar el rostro el uno del otro, intercambiar el abrazo de paz, orar unos por otros, son dimensiones esenciales de ese camino hacia el restablecimiento de la plena comunión a la que tendemos”, lo dijo en la Iglesia Patriarcal de San Jorge, así es la teología de los gestos de Francisco, hacer palpable la caridad que se expresa con las palabras.


Los gestos han sido característicos desde el comienzo de su pontificado, pero cada día Francisco ha sabido llevar a su terreno a los medios de comunicación haciéndolos enfocar en sus gestos para comunicar lo que quiere comunicar. Ejemplo de ello lo hemos visto en las reseñas de prensa de esta visita a Turquía, que esperemos trascienda de los gestos a los frutos por el bien de la humanidad, oramos por ello.