15 octubre 2015

XI día | #Synod15: comunión o camino penitencial




@padrejohan

Los padres sinodales ya ha concluido la discusión de los temas presentes en la tercera parte del documento de trabajo, en la cual se hallaba las realidades difíciles de tantas familias. Un tema con múltiple intervención fue sobre los divorciados vueltos a casar, sobre su cercanía a la comunión o el camino penitencial debe recorrer como miembros de la Iglesia.

No debemos reducir el Sínodo de la Familia al tema de los divorciados vueltos a casar, aunque es el interés del mercado de la información. Sin embargo los obispos han mostrado gran preocupación en el tema, obviamente sin inclinaciones al cambio de la doctrina pero si sobre la manera de responder adecuadamente a estas personas.

Algunos de las intervenciones sobre este tema, en las últimas sesiones fueron:

-      Defensa de la doctrina católica, en cuanto a clarificaciones de la visión cristiana del matrimonio.
-      Tomar como referencia la Exhortación Apostólica “Familiaris Consortio”, de Juan Pablo II, para un eventual camino pastoral de estas parejas.
-      Los divorciados y vueltos a casar son parte de la Iglesia en modo completo, no están excomulgados.
-      Ofrecer una vía penitencial, revisando caso por caso.
-      Restauración de la parroquia, entorno  a la Pastoral Familiar con la exigencia de una formación coherente, con una nueva metodología en la catequesis.  Hacer una pastoral concreta sobre la familia, y no solo eventos.
-      La importancia de la formación del clero. Desde los seminarios se dan los casos de jóvenes que viene no de familias perfectas y se hacen sanaciones espirituales y humanas.
-      Utilizar métodos On Line para la preparación matrimonial, para que los novios puedan tomar cursos básicos desde internet.
-      Permitir a los divorciados vueltos a casar ser padrinos, ya que muchos de ellos sin causar escándalos buscan vivir una vida coherente con la fe.
-      No olvidar a los padres y madres que viven con fidelidad la doctrina de la Iglesia pero no tienen Hijos, seguir animándoles a ellos.
-      Hacer un justo balance entre la doctrina y la misericordia.
-      No ir tan rápido, bajo la presión de la opinión pública.
-      No se trata de cambiar al doctrina católica pero si nuestra actitud.

Son solo extractos de las intervenciones de los padres sinodales, que muestran una plena disposición de seguir siendo referentes de la Misericordia acompañando al pueblo de Dios, como el Buen Pastor. Un Obispo ha contado una historia, que ha sido emotiva, en pleno debate sinodal:

“En una misa de Primera Comunión, un hijo de padres divorciados vueltos a casar sabiendo que su papá y su mamá no podían recibir la comunión. Él al recibir la Primera Comunión, tomó dos pedacitos de la hostia consagrada y la compartió con sus padres”.