18 octubre 2015

XIV día | #Synod15: Los santos proclamados hoy sirvieron con humildad y caridad




@padrejohan


El Pontífice, padres sinodales, y pueblo de Dios reunidos en la Plaza San Pedro participaron de la ceremonia de canonización de San Luis Martin y Santa María Celia Guérin (padres de Santa Teresita del Niño Jesús), de San Vicente Grossi (fundador del Instituto de las Hijas del Oratorio), y de Santa María de la Purísima (superiora de las Hermanas de la Compañía de la Cruz).


Agradecieron a Dios por la santidad de estas personas que son un testimonio para las familias cristianas que acompañan el Sínodo de la Familia; entendiendo que la santidad es compromiso a vivir nuestra misión, cumplir nuestros compromisos, expresar la caridad con nuestros gestos.  

Sobre quienes canonizados, en pleno desarrollo del Sínodo de la Familia, el Papa Francisco 
dijo:
Los santos proclamados hoy sirvieron siempre a los hermanos con humildad y caridad extraordinaria, imitando así al divino Maestro. San Vicente Grossi fue un párroco celoso, preocupado por las necesidades de su gente, especialmente por la fragilidad de los jóvenes. Distribuyó a todos con ardor el pan de la Palabra y fue buen samaritano para los más necesitados.

Santa María de la Purísima vivió personalmente con gran humildad el servicio a los últimos, con una dedicación particular hacia los hijos de los pobres y enfermos.

Los santos esposos Luis Martin y María Azelia Guérin vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor; y en este clima brotaron las vocaciones de las hijas, entre ellas santa Teresa del Niño Jesús.

El testimonio luminoso de estos nuevos santos nos estimulan a perseverar en el camino del servicio alegre a los hermanos, confiando en la ayuda de Dios y en la protección materna de María. Ahora, desde el cielo, velan sobre nosotros y nos sostienen con su poderosa intercesión.

Comienza la última semana del Sínodo de la Familia, con los trabajos de redacción del documento final. Sean cual sea sus indicaciones específicas, ya muy bien sabemos que la vivir la santidad en la familia, es una de las tareas principales que nos queda.