02 diciembre 2015

África vive la esperanza de la paz




“El mundo mira a África como el continente de la esperanza”, lo expresó el Papa Francisco en su reciente viaje apostólico. Realidad que se percibe en el testimonio de los hermanos africanos viviendo la esperanza para conseguir la paz y reconstruir con los valores del Evangelio los pueblos destruidas por el odio, la violencia, el tribalismo, la guerra.


La presencia del Santo Padre en el continente africano ha dado un impulso a la fe de los cristianos, y un paso a la convivencia entre religiones. Con su presencia, sus palabras y sus gestos Francisco ha demostrado al mundo que sí es posible encontrarse y dialogar con quien piensa diferente, compartiendo los valores comunes sean religiosos o humanos.    

“Que los grandes valores de la tradición africana, la sabiduría y la verdad de la Palabra de Dios, y el generoso idealismo de su juventud, los guíen en su esfuerzo por construir una sociedad que sea cada vez más justa, inclusiva y respetuosa de la dignidad humana. Preocúpense de las necesidades de los pobres, rechacen todo prejuicio y discriminación, porque –lo sabemos– todas estas cosas no son de Dios”, expresaba el Papa Francisco en la homilía de la misa celebrada en la Universidad de Nairobi (Kenia).

Uno de los grandes valores de este continente, y propio de los cristianos llamados  a ser discípulos y misioneros, es el testimonio de los Mártires como ha indicado el Papa Francisco en el Santuario de los Mártires de Uganda que “la fidelidad a Dios, la honradez y la integridad de la vida, así como la genuina preocupación por el bien de los otros, nos llevan a esa paz que el mundo no puede ofrecer”.

La esperanza que ahora experimenta África, se nutre de la misericordia de Dios. Es significativo como la Presidenta de Centroáfrica pidió perdón por la violencia vivida en esa nación: “necesitamos absolutamente perdón porque nuestros corazones se han endurecido por las fuerzas del mal”, dijo. La apertura de la Puerta Santa del Jubileo de la Misericordia es un llamado a la conversión; el Papa Francisco decía en la Catedral de Bangui: “Lanzo un llamamiento a todos los que empuñan injustamente las armas de este mundo: Depongan estos instrumentos de muerte; ármense más bien con la justicia, el amor y la misericordia, garantías de auténtica paz”.
 
El Papa Francisco ha peregrinado al continente africano llevando la esperanza del Evangelio de la misericordia, para construir la paz; una experiencia que todos estamos llamados a vivir en nuestro ámbito -con los más cercanos- para también testimoniar la pertenecía a Dios, rechazando los comportamiento que muestren los contrario.